Buscar este blog

viernes, 11 de diciembre de 2015

#16

Si algún día pedí no sentir
creeme, no lo estaba pensando
en serio.
Desde ese día que deje de esperar
siento como si hubiese usado un bonus,
una carta especial
 y una sola.
Los días eran todos tan iguales y concretos
que pensé que ese primer día diferente
era el primero de muchos también. Diferentemente iguales. Como el inicio de una era.
Será que no tuve un maestro de la mezcla?De la transición y de la espera.
Habrá cambiado la estructura de mi mente?
Habré distorsionado las pupilas al espiar? Mi machete.
Será que crecí y me hice incapaz de esperar brillo en muchas cosas?
Será que ahora más que de
explorar se trata
de conservar cada infrecuente
luz que entra?

jueves, 26 de noviembre de 2015

pecinado (#15)

Hoy, cuando me vaya y no
vuelva,
al viernes dedicaré todo mi empeño
mi voz
mi lustre.
Estoy cansado de tus raíces mesuradas
                                             acalladas, posteriores.
No me bailes al un, dos de ningún ritmo hoy,
cuando me vaya y no vuelva.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Pócima (#14)

Las palabras, el amor.
Certeza.
Intercambio virtuoso. No mentiras,
certeza.
Comunicación entre ideas.
Pureza, el amor.
Letras dispersas, el color.
lA ForMA, rimas que cierran y
abren la
paciencia, la labor.
Sin coincidir.
Conectar. En
ambientes que aparecen
o inventamos.
El amor por lo blanco
y los tintes.
Vibración.
Los trazos y los ritmos.
Natural evasión de lo
s ruidos, de lo   ajeno.
Del vacío.

no usas los ojos (#13)

Y de nuevo vos sos más que uno sos
un espectro y tenés alas.
"Una cosa a la vez" te dijeron.
Una vez y a la segunda ya estabas
levantando
de la tierra, la gramilla
y los destellos de un miércoles soleado.
Te calmas o sino no usas los ojos
al sentir y al tocar.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Abrir Ventanas


      Incomprendido e Impotente. Entusiasta contenido, ya incontenible. Las persianas, como siempre, hasta abajo, cercándolo, en un aislamiento voluntario que al mismo tiempo él no recuerda haber elegido. No llega a preferir la oscuridad, pero la luz sol le recuerda que Buenos Aires es tan grande y allá afuera hay un nuevo sitio inexplorado junto a todo eso que él se prohíbe explorar. Está acostumbrado a ocultarse. Cierra el toldo, se cierra a sí mismo, se hace invisible para los demás. Fantasea sobre todo lo que podría hacer con personas y con chicos. Escucha canciones y practica pasos, prepara outfits que quiere usar. Quiere avanzar y a la vez no quiere que pase el tiempo, sospecha que se está perdiendo de vivir y de mostrarse por las calles, en su posible golden-age.
         Hace tiempo que viene siendo un impostor. Porque cada vez que se soltó, su enigma comenzó a derrumbarse. “El problema es cuando me relajo” se decía a sí mismo cuando de púber y adolescente volvía a su casa con burlas y comentarios del resto aturdiendo sus oídos. Y llegaba a amenazarlos en silencio: “a partir de mañana voy a ser otro”. Les adelantaba sobre el next chapter, como si su vida se tratara de una obra en la que él es protagonista, guionista y director, como si pudiera controlarlo todo, hasta modificarse y ser otro. De esta forma iba configurando una personalidad ficticia, cuidando las formas y los temas de los que hablaba, reseteando gustos y evitando destacarse. Fue haciéndose cada vez más invisible.
         Hoy ya tiene 21, y sigue dirigiendo su espectáculo aún a sala vacía. “¿Tanto parecer sin ser para quedarme solo?”, concluye. Todavía no es medianoche y cierra otra ventana. Se pelea con su amiga Yael. Hace unos años, en uno de sus montajes, vivían en un pueblo del interior del país. Todo un desafío aparentar ser otro en un lugar de 2000 habitantes. No fue muy original: simuló estar enamorado y declaró su amor mediante cartas exageradas, y no fue correspondido. Yael debió saber que nunca le gustaron las chicas.
       Y ahora se frustra porque por el momento tiene una amiga menos y hace mucho que no sale a bailar. A finales del cuatrimestre anterior, huyó de la Facultad de Filosofía y Letras sin saber que cerrando esa puerta, abría otras. Pero él no es bueno abriendo nada. Está cerrado, y encerrado en su departamento piensa porqué siempre tuvo tantas ganas de salir a correr y recorrer y nunca lo hizo. Solo se encarga de estar solo, eso es lo que hace bien, sí. Por mucho que le pese. Le pesa y por eso sabe que debe arrancarse las capas de una máscara y un traje podrido, que hace tiempo y sin querer se construyó.
       Media hora más tarde, se abre una ventana. Es virtual. Un chico también llamado Milo comenta una publicación suya en una red social, y le dice que es lindo. Por primera vez Milo1 se hace cargo y responde. Comienzan a hablar. Una botella explota y adentro de sí se encastran las piezas de un puzzle.

      

lunes, 19 de octubre de 2015

miércoles, 23 de septiembre de 2015

#12 bis

Y queremos
construir un mundo a-parte
de aquél otro que es éste
y está tan joven mal herido
para desterrar su egoísmo
permitir no ser él uno.
El que tenemos
es aquél otro que es éste
y sus luces y sus sombras
violetas son hermosas.
Me decido y contribuyo con su empeño
de no ser dos él
único.
Poder verlo crecer.

martes, 8 de septiembre de 2015

#12

La primera vez el amor me llevó, me trajo
me acercó.
la primera vez la composición de los ríos tergiversó
Conocí el mar.

Agua fría

Ezequiel, no corras
quedate acá
donde tus labios
rosas humedecen
mis noches.
Después de todo un año de sequedad
tu extensión inunda
las partes.



martes, 28 de julio de 2015

#11

Tu voz
criaturita sonora
me salvaste
limpiaste el lodo
exorcismo vital
ceremonia esperada
removiste todo
aceleraste pasos
que querían andar hace tiempo 
no volaba así 
por el cielo cuyano.
Debí regresar al lugar mas físico y genético
para sanar
 las heridas más abstractas más profundas.
Nunca recorrí tanto
cansándome tan poco.
Fui a buscar y hallé las cenizas
de este Fénix que ahora encarno.

lunes, 11 de mayo de 2015

“ME BROTÓ LA POESÍA” Entrevista a Yaki Setton


A raíz de su participación en el Festival de Literatura realizado durante los días 16 y 17 de abril en la Facultad de Ciencias Sociales de la U.B.A, Yaki Setton nos recibe en su puesto de rector del Colegio Paideia para relatarnos su proceso de formación como escritor, revelándonos algunos de sus procedimientos artísticos e introduciéndonos en los mundos poéticos que fue creando en sus distintas obras, motivado por sus propias crisis personales y su compromiso con la realidad social.
Por Nicolás Gauna.-
¿Recordás cuándo empezaste a escribir tus primeros poemas?
En realidad escribo desde muy chico, de hecho, tengo todavía los cuadernos de cuando tenía, no sé...doce años.  Después seguí escribiendo hasta los veintidós, cuando empecé un taller grupal  de tres años con Diana Belessi, que si bien en ese momento recién empezaba, ya era una escritora conocida. Ahí se escribía de todo pero mi idea era profundizar en la poesía.
¿Esto mientras estudiabas Letras?
Sí, en realidad a los 19 estaba haciendo la carrera de Letras y estudiando cine. Entonces por un lado yo a la UBA entré en el 79 e hice un par de materias de primer año, después hice la conscripción y después entré a Cine en la ENERC. Era la época de la dictadura. En la Escuela entrabamos y fichábamos, como si fueses no sé un obrero en una fábrica, y si llegábamos dos minutos tarde, tenías media falta. El Instituto estaba dirigido por un  capitán de corbeta; era un ámbito absolutamente copado por los militares. Entonces hasta el 84, que terminé de estudiar Cine, lo que hacía era cursar un idioma para mantener la regularidad en Letras. En el instituto yo era el intelectual del grupo, me ha pasado de encontrarme con un par de amigos de ese entonces y que me digan "no, pero vos sabías tanto!" y era porque yo leía mucho desde muy chiquito.  Vivía en Caballito, a dos cuadras de la Biblioteca "Miguel Cané", que después de muchos años me enteré que ahí había sido bibliotecario Borges, y ahí había libros de Fijman, que fue un poeta emblema en los años 30, que evidentemente fueron llevados ahí por Borges. Terminé de estudiar en el Instituto y terminé la carrera de Letras, y luego empecé una carrera académica que hizo que deje de escribir poesía y me dediqué la docencia. Así, en el 90 entré a la carrera de comunicación, donde armé todo un circuito de talleres particulares.
¿Siempre te gustó la docencia o fue a partir de ahí que tomaste ese camino?
No, no me gustó siempre. Empecé dando talleres para chicos. De chico, iba a un espacio que se llama kinder club judío. Después me abrí de esos espacios, pero ahí tuve una formación porque los sábados a la tarde coordinaba encuentros semanales de chicos de ocho a doce años y ahí yo tuve a cargo un grupo y tuve mis primeros contactos, pero igualmente en la facultad no había consciencia como la hay ahora de que una posible salida laboral es ser docente.
En tu formación como escritor, ¿qué otras instancias destacas?
En principio, tengo recuerdos de cuando era chico, haber  terminado de leer David Cooperfield de Dickens y pensar "¡quiero ser escritor!". Me gustaba mucho leer, mi mamá no terminó la secundaria y mi papá era arquitecto. Se recibió de grande y a mí me gustaba hurgar en su biblioteca y leía cosas que estaban totalmente fuera de época,  por ejemplo, Stefan Zweig, que es un escritor austríaco que ahora está de moda, pero en esa época no lo leía nadie y yo lo leía a esa edad, así que imaginate. Después en mi camino a la poesía, a  mí me impactó mucho Rimbaud, no escribo como él pero me impactaba mucho esta idea de un adolescente que de manera así como iluminada llegaba a una incandescencia. Creo que por un lado te juega bien en ese sentido pero por otro lado te juega mal, porque nunca querés publicar o escribir porque querés ser Rimbaud. Después recuerdo el impacto de haber leído por primera vez a Pizarnik, "Trilce" de Vallejo o la masmedula de Girondo. Después mucha influencia de las vanguardias francesas, del surrealismo, de hecho en los 90 saqué una antología  La revuelta Surrealista.
¿Cuánto creciste a lo largo de tus publicaciones y qué objetivos fuiste persiguiendo?
El primer libro lo escribí porque no me quedaba otra que escribirlo. Calculemos que entre el 90 y el 99 no escribí poesía. Pensaba que iba a ser una especie de especialista en la enseñanza de la poética, de hecho yo estaba haciendo un doctorado con Beatriz Sarlo sobre ese tema. Después lo abandoné pero durante todos esos años me olvidé de esa parte mía como escritor. En el 99 tuve una situación personal por la que entre en una especie de crisis y empecé a escribir. Me brotó la poesía. No es que algo yo elegí, necesitaba escribir porque si no reventaba como un sapo. Y de repente escribía muchísimo y ahí fue cuando empecé a pensar, bueno ¿qué hago con esto? y ahí me crucé con Diana en una charla que dio en una universidad, entonces me acerqué, ella se acordaba de mí. Entonces después leyó lo que había escrito, y me ayudó a  corregirlo. Yo ya venía pensando en un libro de Lewis Carroll titulado "El hombre que amaba a las niñas" que eran fotos, y a partir de ahí se me ocurrió pensar en escribir un libro sobre la niñez. Empecé en el 2001 y lo publiqué en el 2002, así que yo creo que una parte de la obra es un registro de la crisis.
Recuerdo el de la niña del subte...
Ése fue el primero que escribí sobre una nena que  vi en el subte. En este poema aparece una cosa media perversa: este libro fue recomendado para ser publicado en algún espacio institucional y en particular este poema perturba mucho e impide que entra en la escuela porque lo que registra la mirada del poema es esa cosa ambigua por parte de los señores del subte observando a la niña.   Yo diría que se me fue imponiendo como un proyecto de escritor ahí, por un lado una escritura que juega con una especie de referencia real y por momentos tiene elementos de la prosa poética y otros que son más el orden de una poesía breve, epifánica, como en el caso del tercer libro, La apariencia de lo esplendido. Ahí hay dos proyectos de escritura que fueron surgiendo.
Cuando termina el proceso de corrección, es decir ¿Cuándo sentís que el poema te cierra?
Me pasa algo raro y es que hay libros donde los poemas juegan de manera aislada, y hay libros en los que si bien hay poemas individuales hay un relato y una continuidad entre los mismos, por ejemplo en Niñas cada poema es individual, en Nombres Propios también, pero en los libros más epifánicos como puede ser La Apariencia o La educación Musical no solo es cada poema el que me va cerrando sino que se va armando como un tono general en la obra. Por lo cual diría, que por un lado si hay correcciones individuales, a veces son cinco, o más no llevo el registro, pero por otro lado hay una visión general del libro. Yo creo que decidís no seguir corrigiendo porque hay un riesgo, porque si bien una primera escritura no te garantiza un poema, en el proceso de re escritura a veces pasa que llegas a tener el poema y de tanta corrección, lo dejas de tener.
En Nombres Propios se puede apreciar una necesidad del Yo poético de nombrar con nombre y apellido a personajes que no sólo fueron olvidados sino que parecen no haber sido reconocidos nunca, ¿crees que esta es una de las características de la poesía?
No de toda la poesía, pero de la literatura sí, creo que sí. Para mí, Nombres Propios es una manera personal de recordar y hacer justicia. Esa fue la idea, por eso aparecen nombres propios reales rescatando a través de lo que yo escribo acontecimientos políticos crueles, complejos, ambiguos e injustos por medio de la poesía.
¿Disfrutas de realizar alguna otra actividad artística?
Si, por ejemplo cuando hice Nombres Propios me armé un corto-documental para presentar el libro, eso es algo que me gusta mucho. En la escritura de un libro siempre estoy rodeado de materiales, a veces materiales audio-visuales, siempre materiales textuales. Siempre necesito tener voces que me rodean y entonces de pronto empiezo a tomar como una voz que no es la mía, que nunca es la mía, sino una construcción, obvio. La fotografía y el cine me enloquecen. La música también me acompaña muchísimo cuando escribo.
Estuviste en el festival de Literatura en Sociales, ¿qué importancia tiene para vos participar en este tipo de eventos?
Siempre sirven para probar materiales. De hecho por lo general, me gusta ir con cosas nuevas, con papeles con cosas que voy escribiendo y que aún no forman parte de un libro. Quiero leer lo que estoy haciendo ahora, porque me molesta la idea de pensar que escribía poesía.
¿Qué libros de poesía actual recomendas?
Uno es El arte de silbar de Sonia Scarabelli, que editó Bajo la luna el año pasado, otro es Chestterton de Alejandro Crotto. También estoy leyendo un libro titulado 101, Memorias de un Pianista  de una chica rosarina de 16 años, Cleffa Takahashi, que me llamó muchísimo la atención; en la obra aparecen funcionando varias voces y me hizo acordar a un libro de Edmond Jabes, donde también confluyen varias voces.
Por último, qué temas te gustaría que aparezcan en tus próximos poemas?

Terminé un libro hace poco que pienso titular Lej, Lejá, que tiene una zona de re- escritura del génesis del Ciclo de Abraham, que se vincula a su vez con la figura de paternidad, la relación padre hijo. Esta relación aparece en La Educación musical  pero de una forma mucho más vivencial y epifánica. Después tengo medio libro de poesía amorosa escrito, y mi idea es es seguir por esa línea, tomando la tradición española, medieval, el siglo de oro, la tradición andaluz, esa mezcla arabe-hebrea-española, o sea viene por allí.

miércoles, 6 de mayo de 2015

#10

Para ser quién soy debí
matar al hombre que fui
durante más de veinte años.
¿Cómo vivir dentro del mismo
cuerpo? ¿Cómo
saber qué parte
de los restos deben ser
enterrados? ¿Cómo
saber qué parte
debe ser
actualizada,
transformada en el nuevo ser?

viernes, 6 de marzo de 2015

In my water

I'm gonna fix me
because i got u here
and i don't wanna miss a thing
The truth is i'm gonna find me
because u did it first,
you give me wings
they fly in your velocity
It's like i won a ticket
for a eternal concert of love
and appreciation
a pass for two
just me and you.
I want you to know my mothers
my cousins gonna love you
And we wont miss nothing.

All my summers in San Luis
In my water put your feet
All the streets, all the faces
You are o m n i p r e s e n t
I find you in all the places.

I' ve been looking for perspectives
And your focus was right
and you fix mine.
I get my eyes back. OMG.
You are so beautiful!
Stay with me all the nights.
You teach me how to stare the sky and contemplate the world
(I look around)
And everything it's beautiful now
But most of all
Our love
Our love